';

Categorías

PRODUCTOS ELABORADOS
CON CARIÑO

Varias generaciones de nuestra familia han mantenido el cultivo de azafrán en nuestra comarca para proporcionar los cimientos de ALBARA, ampliándose posteriormente a cultivos de olivar y almendros. Somos una empresa de reciente creación, basada en mantener un formato familiar y elaboración tradicional del cultivo.

Estos principios son la base y la seña de identidad de ALBARA, centrada en la calidad y el cultivo artesanal. Manteniendo la tradición de las diferentes generaciones de nuestra familia.

UN CLIMA

Único

Las condiciones climáticas y el suelo de la zona, han realizado gran parte de la selección natural, para que dentro de esta comarca se desarrolle nuestra plantación de Azafrán de una manera única.

TIERRA

ARCILLOSA Y FÉRTIL

La formación de suelos salinos, alcalinos y poco profundos, han marcado su impronta en nuestros cultivos, los cuales están sometidos a un continuo estrés, aspectos que han servido como medio de selección, provocando la presencia de producción limitada y diferenciación del Azafrán ALBARA.

VIENTOS

FAVORABLES

La comarca de la Alcarria es afectada por una grave exposición a los agentes erosivos, lo que conlleva a una necesidad de adaptación de la vegetación a un suelo relativamente pobre pero que en muchos casos es capaz de retener bastante agua.

TEMPERATURA

IDÓNEA

La temperatura de nuestras tierras se define por fuertes oscilaciones térmicas, con veranos muy calurosos más de 35 ºC e inviernos muy fríos y poco lluviosos. Esto hace que nuestros alimentos se hayan adaptado a lo largo de varias décadas, hasta conseguir cultivos arraigados a la zona.

ALTITUD

EXCLUSIVA

Nuestra explotación agrícola se encuentra a una altitud que ronda los 900 metros, respecto al nivel de mar, lo que motiva un microclima específico, que hacen que nuestro azafrán, y el resto de cultivos, sean únicos.